30/10/2020    0 Comentarios
Los belenes: Tradiciones navideñas

Los belenes: Tradiciones navideñas

Cuando pensamos en la Navidad, seguramente imaginamos pasar tiempo con la familia, grandes comidas que duran horas, comprar regalos para nuestros seres queridos, las luces en las calles comerciales… Y claramente imaginamos la decoración de nuestra casa.

 

A lo largo de la historia, en nuestro país se han ido incorporando nuevas tradiciones en la época navideña. Des de los árboles decorados con bolas rojas, hasta la decoración de las puertas de las casas i colgar muérdago. Pero, si hay alguna tradición característica de este país cuando llega la Navidad, esta es montar los belenes.

 

Hoy, os explicamos la historia de esta tradición; done surgió, porque se ha mantenido tanto tiempo y algunas curiosidades sobre los belenes que nosotras hemos encontrado muy interesantes.

 

 

 

¿De donde vienen los belenes i cuando llegan a España?

 

El que se considera el primer belén de la historia, lo montó San Francisco de Asís en la Navidad del año 1223, en una cueva cercana a la ermita del pueblo de Greccio, en Italia. Nos parece muy interesante que el primer belén fuera un belén viviente, en el que participaron todos los habitantes del pueblo, una vez que San Francisco tuvo permiso del Santo Padre.

 

Pero esta tradición no llegó a España hasta el Renacimiento, de la mano de los monjes franciscanos, asimismo, no se popularizó hasta la segunda mitad del siglo XVIII. Carlos III y su mujer, María Amalia de Sajonia, reinaban en Nápoles, hasta que el hermano de él murió sin dejar herederos, momento en el que se convirtieron en reyes de España i de las Indias. En su traslado a España, importaron numerosas tradiciones napolitanas, entre ellas su belén de más de 7000 figuritas, ya que eran muy aficionados a esta actividad navideña.

 

Durante la Navidad de 1760, Amalia montó un gran belén en el Palacio del Buen Retiro y lo mostró a la gente. Sin saberlo, impulsó una tradición que ha durado hasta nuestros días, ya que, aunque murió al año siguiente, Carlos III siguió montando sus belenes cada año i mostrándolos a todos sus súbditos. Hasta encargó el “Belén del Principe” para su hijo, Carlos IV, que aún hoy se muestra cada año en el Palacio Real.

 

Poco después, las clases más altas de la nobleza empezaron a copiar esta tradición real, que fue extendiéndose desde las familias más ricas hasta las más humildes. Y no mucho tiempo más tarde, en todos los hogares del país había belenes.

 

Actualmente, los belenes son mucho más sofisticados. Muchas familias añaden ríos de agua de verdad, hogueras hechas con bombillas rojas, molinos de viento eléctricos… La tecnología ha conseguido que algunos belenes sean auténticas obras de ingeniería, pero el sentimiento al montarlo en familia perdura siempre.

 

 

¿Cuándo hay que poner los belenes?

 

Mucha gente, cuando empieza a acercarse la época navideña, se pregunta cuándo es que realmente “hay que poner” el belén según la tradición.

 

Hay diferentes opiniones sobre esta fecha, desde los que consideran que hay que empezar a montarlo el día 25 de noviembre, justo un mes antes del día del Nacimiento de Cristo, el día de Santa Caterina, hasta los que defienden que la tradición es ponerlo el día 8 de diciembre, el día de la Inmaculada Concepción.

Aún así, mucha gente prefiere empezar a montar los belenes a partir del 13 de diciembre, el día de Santa Lucía, ya que, en muchos puntos del país, por ejemplo, Catalunya, en estas fechas se celebran ferias donde comprar nuevas figuritas y decoraciones para ampliar la colección.

 

Lo que está mucho más claro es la fecha para retirar los belenes al final de las celebraciones de Navidad. Tradicionalmente el 2 de febrero, el día de la Candilera, es el día en que hay que empezar a desmontar los belenes. Ya lo hacía así Carlos III, y en realidad, en Italia se sigue manteniendo esta misma tradición.

 

 

 

¿Sabes en qué orden hay que poner las figuritas del belén?

 

Como ya sabemos, los belenes representan el momento del nacimiento de Jesucristo el día 25 de diciembre, la adoración de los fieles y la llegada y adoración de los Reyes Magos de Oriente. Por lo tanto, está claro que algunas de las figuritas del belén deberán ir apareciendo en fechas concretas para que la representación sea exacta en el tiempo.

 

De esta manera, cuando montamos los belenes esperamos para colocar las figuritas tanto del Niño Jesús como de los 3 Reyes Magos de Oriente. La noche del 24 de diciembre, Nochebuena, podremos añadir la figura de Cristo en el establo. También añadiremos las de los 3 Reyes Magos que empiezan a acercarse a Belén, donde no llegarán hasta la noche del 6 de enero, la Noche de Reyes. A partir de aquí, podemos cambiar las tradicionales figuras de los Reyes subidos a los camellos por otras de los Reyes en adoración.

Compartir esta Noticia

Comentarios

Has de acceder para comentar